BLOG

...

Volatilidad del FX en el directorio

Los directorios de las empresas están integrados por profesionales de destacada trayectoria en distintas industrias, cuyo rol es dirigir la empresa con una mirada estratégica de largo plazo, delegando en el gerente general y su equipo la ejecución de la estrategia. Como todo profesional exitoso que bordea los 60 años, tienen opinión, conocimiento y buena información sobre diferentes materias, lo cual hace que sea un desafío para todos los gerentes ir a exponer frente a ellos. Pero en estos tiempos, los gerentes de finanzas tienen un desafío mayor dada la coyuntura.

Cuando un gerente de finanzas va al directorio y expone sobre la estrategia para gestionar la liquidez o sobre el riesgo de crédito, el directorio tiene una comprensión total en la materia. No ocurre lo mismo cuando les exponen sobre el riesgo cambiario.

Creo entender porque pasa esto. Por un lado, gestionar el riesgo cambiario implica el uso de instrumentos derivados, los cuales no son de fácil entendimiento y han sido protagonistas de muchos escándalos financieros, lo cual genera un cierto escepticismo por parte de algunos. Por otro lado, todos tienen opinión sobre sobre el próximo movimiento del dólar entonces cuando en un directorio la mitad piensa que va a subir y la otra mitad piensa que va a bajar, el gerente de finanzas queda en una situación complicada y generalmente se resuelve no hacer nada. Contar con una política de gestión de riesgo cambiario documentada y con un objetivo claro y definido es un primer paso para lograr alinear al directorio con la administración con respecto a la gestión del riesgo cambiario.

Los gerentes de finanzas se han visto enfrentados a gestionar restricciones de liquidez acompañada de alta volatilidad de las monedas, lo cual genera un escenario complejo, pero cuando el directorio tiene un entendimiento profundo de la estrategia que implementa la gerencia de finanzas, a ésta se le hace bastante más eficiente su gestión.

La falta de entendimiento sobre estrategias de coberturas parte de los directorios es a mi juicio unos de los principales inconvenientes para que los equipos de finanzas puedan gestionar adecuadamente el riesgo cambiario.

En mi experiencia, gran parte de los directorios mira la cuenta de diferencia de cambio, y si ésta tiende a cero, piensa que está todo controlado. Son una minoría los que entiende a cabalidad como la exposición contable se vincula con el margen operacional, por lo que cuando la diferencia de cambio es negativa piensan que la gerencia de finanzas no está controlando de manera adecuada el riesgo cambiario.

Creo que los directores deben tener una visión general de la exposición de la empresa al riesgo cambiario (no solo contable) y tener claridad de cuan sensibles son estas exposiciones a diferentes escenarios; no implica que gestionen lo gestionen, solo que lo entiendan.

El actual escenario ofrece una oportunidad en ese sentido, ya que todo indica que los escenarios de baja probabilidad de ocurrencia y de alto impacto van a seguir siendo parte de la nueva realidad, por lo que la gestión de riesgos financieros va a tener una relevancia mayor a la que tiene hasta hoy, para lo cual hay que preparase.

Fecha: 02 julio 2020

autor:

Francisco Matthews

Cuando un gerente de finanzas va al directorio y expone sobre la estrategia para gestionar la liquidez o sobre el riesgo de crédito, el directorio tiene una comprensión total en la materia. No ocurre lo mismo cuando les exponen sobre el riesgo cambiario.

Creo entender porque pasa esto. Por un lado, gestionar el riesgo cambiario implica el uso de instrumentos derivados, los cuales no son de fácil entendimiento y han sido protagonistas de muchos escándalos financieros, lo cual genera un cierto escepticismo por parte de algunos. Por otro lado, todos tienen opinión sobre sobre el próximo movimiento del dólar entonces cuando en un directorio la mitad piensa que va a subir y la otra mitad piensa que va a bajar, el gerente de finanzas queda en una situación complicada y generalmente se resuelve no hacer nada. Contar con una política de gestión de riesgo cambiario documentada y con un objetivo claro y definido es un primer paso para lograr alinear al directorio con la administración con respecto a la gestión del riesgo cambiario.

Los gerentes de finanzas se han visto enfrentados a gestionar restricciones de liquidez acompañada de alta volatilidad de las monedas, lo cual genera un escenario complejo, pero cuando el directorio tiene un entendimiento profundo de la estrategia que implementa la gerencia de finanzas, a ésta se le hace bastante más eficiente su gestión.

La falta de entendimiento sobre estrategias de coberturas parte de los directorios es a mi juicio unos de los principales inconvenientes para que los equipos de finanzas puedan gestionar adecuadamente el riesgo cambiario.

En mi experiencia, gran parte de los directorios mira la cuenta de diferencia de cambio, y si ésta tiende a cero, piensa que está todo controlado. Son una minoría los que entiende a cabalidad como la exposición contable se vincula con el margen operacional, por lo que cuando la diferencia de cambio es negativa piensan que la gerencia de finanzas no está controlando de manera adecuada el riesgo cambiario.

Creo que los directores deben tener una visión general de la exposición de la empresa al riesgo cambiario (no solo contable) y tener claridad de cuan sensibles son estas exposiciones a diferentes escenarios; no implica que gestionen lo gestionen, solo que lo entiendan.

El actual escenario ofrece una oportunidad en ese sentido, ya que todo indica que los escenarios de baja probabilidad de ocurrencia y de alto impacto van a seguir siendo parte de la nueva realidad, por lo que la gestión de riesgos financieros va a tener una relevancia mayor a la que tiene hasta hoy, para lo cual hay que preparase.