NetGO
...

Hedge Accounting para el riesgo FX

Autor Cristian González

Fecha 03 agosto 2020

Para solucionar esto, las normas IFRS introdujeron el Hedge Accounting o contabilidad de cobertura, a través del cual las empresas hoy pueden tomar coberturas de partidas que aun no existen en el balance, pero sin afectar la diferencia de cambio. Incluso estas normas permiten que la compensación final de un derivado en particular se lleve a la misma cuenta del objeto cubierto.

Por ejemplo, exportadoras ante los altos niveles de tipo de cambio como los vistos este último tiempo, les gustaría cubrir sus ingresos presupuestados para todo el año en al menos un porcentaje. Sin embargo, dado que los flujos muy futuros aún no aparecen en el balance, el tomar un derivado para protegerlos solo generaba mayor exposición en la línea de diferencia de cambio. Hedge Accounting, permite que el Mark to Market de todos los derivados, que están cubriendo flujos altamente probables (como lo es el presupuesto), pasen por patrimonio al menos hasta que la potencial cuenta por cobrar entre efectivamente al balance.

Adicional a esto, si para el caso de este ejemplo imaginamos el tipo de cambio cae, el ingreso operacional esperado por la empresa caerá, sin embargo, antes de Hedge Accounting, la compensación final del derivado se iba a Diferencia de Tipo de Cambio, que como sabemos es una cuenta no operacional. Gracias a esta norma, este resultado final ahora se puede llevar a la misma cuenta del objeto cubierto, es decir en este caso, directo al ingreso operacional.

¿Pero que se necesita para llevar Contabilidad de Cobertura?

Los requerimientos de esta norma se pueden dividir entre cualitativos y cuantitativos.

En el lado de los cualitativos, encontramos que las empresas deben contar con una adecuada política de riesgos financieros, es decir, este documento debe ser el marco general de lo que realizará la empresa en términos de gestión de riesgos. Adicionalmente, para cada derivado puntual al cual se le quiera aplicar este tratamiento especial, se debe realizar una ficha de asignación, en la cual, aparte de otra información, se debe destacar cual es el objeto de cobertura de este derivado.

Por otra parte, los requerimientos más cuantitativos vienen por una perfecta valorización de los derivados, utilizando data de mercado y metodologías totalmente probadas, e incluso en algunos casos, agregando nuevos indicadores como el riesgo de contraparte (CVA/DVA). Finalmente se deben realizar los test de efectividad retrospectivos y prospectivos, pruebas cuantitativas implementadas por la norma, que buscan medir que tan buena fue la cobertura con respecto al objeto cubierto.

Muchas empresas saben de la existencia de estas normas, pero no las implementan debido a desconocimiento, carga operacional o simplemente miedo. Pero la verdad es que realizar contabilidad de cobertura no es difícil si se cuenta con orden y con el partner adecuado.